Auñamendi Eusko Entziklopedia
Fondo Bernardo Estornés Lasa

Buscador

Home > Auñamendi > Pierre Lhande Heguy

Pierre Lhande Heguy


toolbox

  • other languages:
    • euskaraz irakurri
  • escuchar
  • share

Escritor laburdino nacido en Baiona el 9 de julio de 1877. Muere el 17 de abril de 1957 en Atharratze (Zuberoa).

Siendo su verdadero apellido paterno Basagaitz, en su documentación figuró el nombre Allande (trasformado en Lhande) de su abuelo, un txistulari suletino de Atharratze. Su madre era de Montevideo. A los 8 años queda huérfano de padre, trasladándose su madre a la casa solar de "Apatia" en Zalgize (Zuberoa). Cursa los estudios de segunda enseñanza en Mauleón ingresando luego en el seminario de Baiona. Sus primeros pinos literarios son de estos años de fin de siglo y ven la luz en periódicos como Études o Le Patriote des Pyrénées (con los seudónimos "Petit Pierre" o "Nadi-Preherel"). Mantiene estrechas relaciones con Charles Bordes. Cumple el servicio militar en el 49 regimiento de infantería de Baiona. Allí se le encarga de dar clases a los reclutas vascos que ignoraban el francés. Declarado inapto físicamente, vuelve del cuartel al seminario. Por sus aficiones poéticas y poca aplicación a la Teología se le expulsa del Seminario Mayor de Baiona. En 1900 entra en el noviciado de los jesuitas de Rodez. Renuncia a escribir hasta que sus superiores se lo permitan. Se expatria (1901) con la Compañía de Jesús a Bélgica. Sale para Holanda (1903). Colabora en varias revistas y remite la primera colaboración para el semanario Eskualduna, de Baiona. Se establece de profesor de francés en el Colegio de Santa María del Puerto en España, cerca de Cádiz (1905). Vuelve a Bélgica, destinado al gran seminario de Enghien (1907).

En 1908 aparece su libro Autour d'un foyer basque al que sigue, dos años después, L'Emigration basque. Se ordena sacerdote el día 28 de agosto de 1910. En 1911 es destinado a Hondarribia donde escribe Mirentchu. Es el primer jesuita "francés" al que se autoriza a escribir novelas. En 1915 se halla en Hernani, impartiendo clases; instituye una especie de academia vasca entre sus alumnos. Sobra decir que, por estas fechas y debido al trasiego, ha recogido ya muchos de los vocablos de los diferentes dialectos del euskara que le van a servir para confeccionar su monumental diccionario francés-vasco.

En 1917 es llamado a filas y sirve de enfermero en el frente de Italia. Participó en los trabajos de la Oñatiko Batzarra, que daría origen a Euskaltzaindia. Al ser constituida ésta (21 de septiembre de 1919), sería elegido por unanimidad para representar al dialecto suletino. Al año siguiente se le encomendaría la dirección de la redacción de Euskera, órgano oficial de la Academia. Su relación con los hombres de la Sociedad de Estudios Vascos es muy estrecha.

A fines de 1923 sus superiores le "destierran" a Toulouse acusado de haber "tratado de impedir a los jóvenes vascos que se fuesen a Marruecos". Se le confía la cátedra de literatura y lengua vasca en la Facultad de Letras de Toulouse. Al mismo tiempo siguió trabajando en el campo de la predicación. Sus obras de proselitismo religioso dieron ocasión al establecimiento simultáneo de nuevas iglesias en la periferia de París, que se llamaron "chantiers du Cardenal". Su actividad apostólica se extendió a la radio, predicando por Radio París y Radio Luxemburgo. Recorrió varios países de América del Sur (1930), Madagascar (1931) y Extremo Oriente (1933). Manifestó una marcada hostilidad a los exiliados vascos, lo mismo que otras personalidades de derecha francesas, pero cambió su comportamiento a medida que se informaba cambiando su actitud, ayudando a los refugiados, visitando al grupo de niños Elai-Alai y relacionándose con el gobierno Vasco. Los últimos años de su vida los pasó en el hospital de San Antonio de Tardets (Zuberoa).

Su producción literaria es abundante, sobre todo en relación con el País Vasco. Algunas de sus obras fueron las siguientes:

  1. Autour d'un foyer basque. Récits et idées, París, 1908
  2. L'émigration basque. Histoire, économie, psychologie, París, 1910
  3. Louis. Roman, París, 1912
  4. Mirentchu. Roman, Paris, 1914
  5. Au prix du sang (1915)
  6. Les mouettes, París, 1920
  7. Mon petit Prête. Récit d'une Mère, París, 1918
  8. Trois prêtres soldats. Lieutenant Abbé Charo; Lieutenant de Dara, S.J.: Joseph Cascua, S.J., París, 1918
  9. Notre soeur latine l'Espagne. Études politiques et morales, París, 1919;
  10. L'Enseigne de vaisseau Lefevre (1919);
  11. Yolanda. Roman de moeurs basques, París, 1921
  12. Memoires d'un écureuil, 1922
  13. Les lauriens coupés, París, 1924
  14. Le Pays Basque á vol d'oiseau, París, 1925
  15. Bilbilis, París, 1926
  16. Le Christ dans le banlieu, París, 1927
  17. Dictionaire basque français et français-basque, París, 1926-1938 (en colaboración y sin terminar)
  18. Le Dieu qui bouge, París, 1930
  19. Mon petit prête, París, 1930
  20. La France rayonnante. Argentine. Chili. Uruguay, París, 1931
  21. Le Moulin d'Hernani. Récits de Navarre et du Pays Basque, París, 1936
  22. Etchaun, le poete basque, Paris, 1943 (en colaboración).

Colaboró en diversas revistas especializadas, entre ellas en Revista Internacional de Estudios Vascos, Gure Herria, Bulletin du Musée Basque, Études, etc. Algunas de sus obras fueron traducidas a otros idiomas y muchas de ellas se reeditaron varias veces. En el 1950 descubrió dos canciones suletinas atribuidas al bersolari Benat Mardo (ver Lafitte, Pierre: "Deux chansons de Benat Mardo découvertes par le R. P. Lhande", revista Gure Herria, 1950, XXII, pp. 293-299). En 1928 los baracaldeses hermanos Azcona llevaron al cine su novela Mirentchu en el film El Mayorazgo de Basterretxe y en 1955 el cineasta francés Roland Quignon transcribió su novela Manos atadas a las imágenes del film que llevó idéntico título.

Lhande, escritor de pluma ágil, es un exponente importante, al estilo del P. Coloma, también jesuita, de la literatura religiosa antiliberal. Su visión del país, anclada en un medio rural idealizado, adolece de un pesado doctrinarismo que ahoga la veracidad de los tipos humanos que describe. Su diccionario habla de un recopilador cuidadoso, muy versado en los dialectos del norte, en latín y en castellano.

Idoia Estornés Zubizarreta


Images

Our Sponsors