Auñamendi Eusko Entziklopedia
Bernardo Estornés Lasa Fondoa

Buscador

LEGORRETA


Historia

En el camino de Santiago. Por sus calles atravesaban los peregrinos de Santiago en el recorrido que hacían del valle del Oria en dirección a Vitoria.

Unida a Villafranca. Consigna Gorosábel que siendo Legorreta una mera colación, se unió a la vecindad de la villa de Villafranca, juntamente con otras varias aldeas, mediante escritura de concordia celebrada el 8 de abril de 1399. Presentada a la aprobación del rey Enrique III, la prestó este monarca en Turegano el 5 de agosto de 1402, confirmada por Fernando e Isabel en Córdoba a 27 de mayo de 1492. Por este contrato se sometió a la jurisdicción civil y criminal del alcalde de Villafranca, y se obligó a guardar y cumplir los acuerdos que hiciese el concejo de esta villa en servicio del rey y utilidad común, como también a velar los muros de la misma, y a pagar los repartimientos que hiciese para gastos de interés recíproco. Esto obstante, Legorreta conservó sus términos amojonados, sus montes y demás bienes propios, y la administración económica independiente.

Casas solares. Pueden citarse las de Beroztegi, Axobin, Aulia, Eleizalde, Bonechea, Garicano, Oriar, Legorretazarra, Urdaneta, Esnaola, Goikoetxea (azpikoa y garaikoa), Ganboa, Egia, Albizu, Mukurullu, Berete, Sagasti, Egino, Ermen, Iriarte, Aliri, Usabarazetorre.

Obtención del villazgo (1614). Tal fue su estado hasta el año de 1614 en que a una con las demás aldeas de Villafranca solicitó al rey en su consejo supremo de hacienda la exención de la dependencia de la misma, y le fue concedida. Consiguientemente obtuvo el real privilegio de villazgo con la real jurisdicción civil y criminal, mero y mixto imperio, y las demás prerrogativas correspondientes a villas de por sí, expedido a 4 de febrero de 1615; cuya posesión le dio el juez de comisión licenciado Hernando de Ribera el 10 de abril siguiente. En el mismo año tomó posesión del asiento, voz y voto en las juntas generales y particulares de la provincia; y constituyó su gobierno municipal compuesto de alcalde, teniente del mismo, dos regidores, un síndico procurador, tesorero y alcaide carcelero. Por dicha merced tuvo que servir a Su Majestad con veinte y cinco ducados por cada uno de los ciento y ocho vecinos que tenía y con otros ciento y cincuenta por una escribanía; para cuyo pago obtuvo dos reales cédulas, la una para tomar a censo esta suma, la otra para vender algunos terrenos concejiles. Legorreta desde esta época goza del título de "noble y leal villa". Perteneció a la unión llamada del río Oria para la asistencia a las juntas provinciales. Tuvo también participación en la de Bozue menor para el goce de los montes de Enirio y Aralar. En el s. XIX, con arreglo a la ley general del reino, su ayuntamiento se compuso de un alcalde, de un teniente de alcalde y cuatro regidores.

Ignacio Cendoya Echániz


Irudiak: