Auñamendi Eusko Entziklopedia
Bernardo Estornés Lasa Fondoa

Buscador

Hasiera > Enciclopedia Auñamendi > Felipe Gorriti y Osambela

Felipe Gorriti y Osambela


Maestro de capilla, organista y compositor. Uharte-Arakil (Navarra), 23 de agosto de 1839; Tolosa (Guipúzcoa), 12 de marzo de 1896.

Su padre, León Gorriti, secretario-organista de su pueblo natal, fue quien le instruyó en los primeros conocimientos de la música y le envió con tan solo 11 ó 12 años a Tafalla (Navarra) para formarse con el maestro de capilla José Preciado. Más adelante pasó a estudiar Piano y Armonía con Mariano García, quien trabajaba como compositor e instrumentista en la Catedral de Pamplona. Posteriormente recibió las enseñanzas de Cándido Aguayo, organista y maestro de capilla de Santa María de Tolosa (Guipúzcoa), y en septiembre de 1856 ingresó en el Real Conservatorio de Madrid, donde estudió Órgano con Román Jimeno de Lerma y Composición con Hilarión Eslava. Al concluir sus estudios, en junio de 1859, obtuvo la medalla de plata en el concurso anual que organizaba el Conservatorio.

Cuando todavía no había finalizado su formación, el 17 de marzo de 1859, ganó por oposición la plaza de maestro de capilla y organista de la parroquia de Santa María de Tafalla. A partir de entonces comienza a adquirir cierta fama, atrayendo a discípulos de los pueblos del contorno, entre los que se encontraban Apolinar Brull y Calixto Barcos. En Tafalla, además de dirigir la capilla de música y escribir algunas de sus mejores obras (Surge propera, Misa de Requiem, sonatas y otras obras para órgano, etc.), el compositor organizó la todavía incipiente banda de música. En 1860 contrajo matrimonio con Eugenia Izu, con la que tuvo cinco hijos.

En 1867 quedó vacante la plaza de organista y maestro de capilla de Tolosa (Guipúzcoa) por renuncia del que había sido su profesor, Cándido Aguayo. Gorriti consiguió esta plaza por oposición (octubre de 1867) y desempeñó el cargo hasta su muerte. En la parroquia de Santa María contaba para la interpretación de sus obras religiosas con una capilla formada por 28 músicos entre cantantes masculinos e instrumentos de cuerda y viento. Así mismo, en Tolosa se dedicó a la dirección de la banda de música y a la enseñanza, contándose entre sus discípulos compositores destacados como Vicente Goicoechea o Eduardo Mocoroa, quien sería además su sucesor a su muerte. Está enterrado en su villa natal.



La mejor muestra de la fama y el nivel adquiridos por Gorriti la tenemos en sus éxitos conseguidos en los concursos de composición de la Société Internationale des Organistes et Maîtres de Chapelle en París, cuyo jurado estaba constituido por compositores tan reconocidos como Théodore Dubois, César Franck, Alexandre Guilmant o Gustave Lefévre-Niedermeyer. Se presentó, a partir de 1881, en siete ocasiones a estos concursos mensuales y obtuvo cuatro primeros premios y tres primeras menciones (octubre de 1881, primera mención con Plegaria para gran órgano; noviembre de 1881, primer premio con Sub tuum proesidium para soprano o tenor y órgano; marzo de 1882, primera mención con Inviolata, motete para tres voces mixtas y órgano; mayo de 1882 primera mención con O salutaris para solo de soprano o tenor y órgano; junio de 1882, primer premio por unanimidad y con felicitación del jurado, con la Marcha fúnebre para gran órgano; agosto 1882, primer premio, con Cinco versos para el Magnificat; julio 1883, primer premio con el Sanctus a cuatro voces mixtas y órgano). En el Procès-verbal del 11º concurso del primer año, cuyo fallo se dio a conocer el 12 de agosto de 1882, el jurado resolvió que "en razón de sus numerosos triunfos" podía continuar tomando parte en los concursos del ese año (octubre de 1881 - septiembre de 1882) solamente a título honorífico. En otras ediciones fueron galardonados organistas tan reconocidos como Léon Boëllmann o Gabriel Pierné.

Su catálogo se compone de unas 250 obras, la gran mayoría de ellas religiosas. De entre su producción hay que destacar la Misa en Do, compuesta para la inauguración en 1885 del órgano Stolz Frères de Santa María de Tolosa; la Misa en Re para voces blancas, para la inauguración del órgano del convento de Santa Clara de Tolosa en 1889; los conocidos como Miserere "Viejo" y Miserere "Grande"; los motetes Surge propera, para coro, solo de tenor y orquesta de cuerda y Sub tuum proesidium, para tenor o soprano y órgano; Ecos de Andía, composición escrita para un concurso de orfeones en Pamplona en 1894; Agur Jesusen Ama, famosísima canción dedicada a la Virgen; Sonata en Re y Sonata en Fa, Cinco versos sobre el Magnificat y Marcha fúnebre en Do menor, todas ellas para órgano; etc. Además, destacó por su gran habilidad como improvisador y por su dominio de la técnica del órgano, instrumento para el que compuso las primeras obras románticas en España.

El estudio de las composiciones de Gorriti nos muestra un interesante momento de la música religiosa española en el que se yuxtaponen la influencia del estilo operístico italiano (en especial Bellini), el romanticismo centro-europeo, la escuela organística francesa, la influencia de la música folklórica y ciertos rasgos que podrían asimilarse a la reforma de la música religiosa que se estaba dando en Alemania, Italia y Francia, como puede ser el tratamiento del canto llano o la utilización de un estilo sobrio que toma como modelo la polifonía renacentista. En definitiva, se trata de una de las figuras fundamentales de la música religiosa y organística española del siglo XIX.

Obras 

Berta Moreno Moreno
2009


Irudiak:

Gure Laguntzaileak