Auñamendi Eusko Entziklopedia
Bernardo Estornés Lasa Fondoa

Buscador

Hasiera > Enciclopedia Auñamendi > Eustaquio Díaz de Rada

Eustaquio Díaz de Rada


tresnak

General carlista navarro, nacido en Andosilla, en 1815. Murió en San Pedro de Abanto, en 1874.

Participó en la primera carlistada y se acogió a la amnistía en 1847, consiguiendo hacer valer su graduación de comandante y obtener la Cruz de San Fernando. Participó en la vicalvarada (1854), por lo que O'Donnell le confirmó en su grado de teniente coronel. En 1863 ascendió a coronel y en 1868 a brigadier. El general Prim le hizo comandante general de Burgos, pero no duró en el cargo debido a resultar sospechosa su afección por D. Carlos. "Rada había sido -escribe Oyarzun- coronel en tiempo de Isabel II, tomó parte activa en algunas conspiraciones al lado de Prim, a pesar de que éste representaba ideas avanzadas". Asistió el 18 de abril de 1870 a la Asamblea de Vevey, en la que se trató del "caso Cabrera" y de la preparación de un nuevo levantamiento. En dicha reunión apareció como el segundo responsable militar del carlismo, después de Elio, y se le responsabilizó como jefe de las fronteras vascas y catalanas. Díaz de Rada dirigió las tropas de voluntarios cuando éstas penetraron por un portillo montañoso cercano a Bera/Vera del Bidasoa y tuvieron que retroceder rápidamente apercibidas de la traición del comandante en jefe de carabineros, Escoda, en agosto de 1870.

Dos años después, y como general en jefe de Vascongadas y Navarra, encabeza el primer levantamiento de la segunda guerra carlista. En esta ocasión, Díaz de Rada penetró otra vez por Bera y repasó la frontera algo más tarde antes del desastre de Oroquieta. En el segundo levantamiento de este mismo año, que logró desencadenar la segunda guerra, Díaz de Rada fue sustituido en la comandancia de Navarra y Vascongadas por Dorregaray; algunos achacaron este cambio a acusaciones de traición hacia su persona -sin fundamento- y otros a que Díaz de Rada era partidario de Cabrera. De todas formas, Rada -al que no hay que confundir con el célebre Radica- siguió trabajando al servicio de Carlos VII hasta que Cabrera y sus seguidores, entre los cuales Rada, reconocieron a Alfonso XII.


Idoia Estornés Zubizarreta


Irudiak:

Gure Laguntzaileak