Auñamendi Eusko Entziklopedia
Bernardo Estornés Lasa Fondoa

Buscador

Hasiera > Enciclopedia Auñamendi > Klara Badiola Zubillaga

Klara Badiola Zubillaga


Actriz guipuzcoana nacida en San Sebastián el 3 de mayo de 1954.

Licenciada en Filología Románica por la Universidad de Deusto. Inició su andadura en el campo del arte dramático simultaneando docencia (tras licenciarse impartió clases de Lengua y Literatura) con interpretación en el grupo de teatro en euskera Xaribari. Estas representaciones le llevaron a realizar un programa infantil en Radio Popular. Trabajando en este programa se presentó al casting de La fuga de Segovia (1981) de Imanol Uribe, punto de partida del cine vasco de los ochenta, y obtuvo un papel. El éxito de la película le impulsó a abandonar la docencia para dedicarse de lleno a la interpretación. Ingresó entonces en Antzerti, la escuela de Arte Dramático del Gobierno Vasco. Cursando estudios en Antzerti logró uno de los papeles protagonistas de La conquista de Albania, el complejo y oscuro rol de Juana, la duquesa de Anjou. Tras participar en Fuego eterno (1984) y en el corto Virtudes Bastian (1985) dio vida a la enigmática Madelene de Ehun metro (1985), mediometraje rodado en euskera de Alfonso Ungría. La capacidad de la actriz donostiarra para seducir a la cámara con su hermosa y dulce mirada encuentra en esta obra su máxima expresión.

El talento interpretativo de Badiola y su encanto especial la convirtieron en esos momentos en una de las promesas más firmes del recién nacido cine vasco, junto a otros actores y actrices como Imanol Arias, Xabier Elorriaga, Amaia Lasa o Patxi Bisquert. En 1987 obtuvo su primer papel protagonista absoluto en El amor de ahora-Gaurko maitasuna. Su sensible recreación de Arantza, la militante de ETA que se acoge a la reinserción social para intentar empezar una nueva vida, apenas trascendió ante el fracaso de la película y Klara perdió una gran oportunidad para dar un salto definitivo en su carrera. Durante la segunda mitad de los ochenta trabajó en películas vascas de escasa difusión como Crónica de la guerra carlista-Karlistadaren kronika 1872-1876 (1987), Eskorpion (1988), El mar es azul (1989) o El invierno en Lisboa (1990). A principios de los noventa jóvenes cineastas vascos que emergieron en ese momento como Enrique Urbizu o Julio Medem confiaron en el talento de Klara Badiola para sus óperas primas. En 1990 Enrique Urbizu le dio el papel de Sor Inés en su brillante Todo por la pasta y en 1991 realizó una de las mejores interpretaciones de su trayectoria profesional, de la mano de Julio Medem, dando vida a la críptica y orgullosa Madalen de Vacas (1991). Así, la carrera de Klara Badiola cobró un nuevo impulso, realizando meritorias interpretaciones en papeles sobre todo de carácter secundario.

Siguiendo con los noventa son dignas de destacar su Begoña de Offeko maitasuna-Amor en off (1991), la cruel e insensible Gloria de Urte ilunak-Los años oscuros (1992) -otro de los momentos álgidos de Klara Badiola como actriz-, la Leonor de Todo está oscuro (1996) -película en la que mantuvo un duelo interpretativo fascinante con Silvia Munt- o su Sor María Jesús de Ione, sube al cielo (1999). Consolidada ya como una de las actrices más talentosas de Euskadi la filmografía de Klara Badiola siguió creciendo, tanto en cine como en televisión. En este medio intervino en populares series de ETB como La traka (1987), Flamingo berria (1993) o Jaun ta jabe (1996) Balbemendi (2006) o Mugaldekoak (2010) para ir alternando posteriormente papeles en series vascas con apariciones en series españolas como Querido maestro, El comisario u Hospital central. En cine, en todo caso, siguió deleitando al público con logradas composiciones en largometrajes como Entre ciclones (2003), El final de la noche (2003), La buena voz (2006), Cosmos (2007), Un poco de chocolate (2008) o La buena nueva (2008). En 2009 fue una de las figuras estudiadas en el libro Secundarios vascos de primera 3 de Carlos Roldán Larreta editado por la Filmoteca Vasca. La institución rendía así homenaje a esta gran actriz, capaz de trasmitir emoción y encanto a partes iguales, y subrayaba además su decisiva importancia dentro de la cantera de actores y actrices surgida en la Euskal Herria de los ochenta, los años de la eclosión del cine vasco.

Además, en el año 2008 participó en el cortometraje La espinita de Tania Arriaga y caben destacar trabajos posteriores como Estrellas que alcanzar-Izarren argia (2010) de Mikel Rueda, Mugaldekoak (2010) de Fernando Bernués y Mireia Gabilondo, Mystikal (2010) de Ángel Alonso, Arriya / La Piedra (2011) de Alberto Gorritiberea o Bi anai (2011) de Imanol Rayo.



Carlos Roldán Larreta
Auñamendi Eusko Entziklopedia
2013


Irudiak:

Gure Laguntzaileak