Auñamendi Eusko Entziklopedia
Fondo Bernardo Estornés Lasa

Buscador

Home > Auñamendi > Catalina de Erauso y Pérez de Galarraga

Catalina de Erauso y Pérez de Galarraga


toolbox

  • other languages:
  • escuchar
  • share

Llega a las Indias

Una vez atracado el barco en el primer puerto sudamericano, Catalina sustrae 500 pesos a su tío e inicia su aventura americana. Su primer quehacer es buscar un trabajo que le permita vivir y para ello se pone al servicio de un rico mercader, Juan de Urquizu. Desde este momento, Erauso entra en conexión con esa especie de "cosa nostra" que constituían los vascos durante la conquista y colonización blanca de América; dentro de esta tesitura es curioso constatar que la mayor parte de las grescas y pendencias las tiene con personas no vascas: españoles, italianos, etc. Pronto iba a dar muestra Catalina de su natural altivo y poco inclinado a soportar afrentas que le llevó tantas veces a agredir y defenderse con las armas en la mano matando en muchas ocasiones a sus contrincantes o dejándolos malheridos.

El primero de estos encuentros mortales tiene lugar en Saña al ser ofendida por un tal Reyes al que pegó un gran corte en la cara y a cuyo amigo atravesó con la espada. A fin de arreglar la situación Urquizu intenta casar a la joven con una dama amiga suya -en el doble sentido-, D.ª Beatríz de Cárdenas, pariente de Reyes, a lo que Catalina se niega en redondo. Así las cosas y, según su relato, su rival la buscó otra vez y en esta ocasión Catalina acabó con él. Atrapada por el corregidor Orduño de Aguirre y percatándose éste de que era vasca, la dejó huir y acogerse a sagrado. A continuación, su amo consigue liberarla pero tiene que marcharse a Lima, donde otro vasco, Diego de Lasarte, amigo de Urquiza. Allí dura sólo 9 meses ya que es despedida al cabo por enamorar a una de las cuñadas del amo.

Idoia Estornés Zubizarreta
Carmen Izaga Sagardía


Images

Our Sponsors