Auñamendi Eusko Entziklopedia
Fondo Bernardo Estornés Lasa

Buscador

Home > Auñamendi > ERANDIO

ERANDIO


toolbox

  • other languages:
  • escuchar
  • share

Arte

Situado en la comarca del Gran Bilbao, Erandio es un municipio que alterna el urbanismo rural y contemporáneo a partes iguales. Dividido en diferentes barriadas el núcleo central está muy vinculado a la industrialización vizcaína de finales del siglo XIX y principios del XX por su cercanía a la ría del Nervión, mientas que las zonas más rurales se caracterizan por los ya típicos asentamientos dispersos y de economía agrícola-ganadera.

Arquitectura religiosa

La Iglesia de Santa María de Erandio se encuentra en el barrio de La Campa, el templo originario fue construido en los siglos XV y XVI. Se trata de una planta de cruz latina con tres naves escalonadas y una torre-pórtico a los pies, claro ejemplo del estilo gótico, sin embargo, llama la atención la ausencia de elementos como los arbotantes al exterior y el triforio al interior. El conjunto está realizado en sillería excepto en la franja superior de los muros de la nave central realizada con ladrillo y el mampuesto de las capillas laterales. Las naves están separadas por pilares cilíndricos a veces con tres semicolumnas adosadas y se cubren con bóvedas de crucería.

La torre está fechada a finales del siglo XV y principios del XVI y es una construcción de planta cuadrada que consta de dos cuerpos que corresponden a la tipología de torre-pórtico-fortaleza. El primer cuerpo se define por tres arcos apuntados y moldurados, auque en un principio debían de estar abovedados. En el segundo cuerpo se sitúan las campanas en dos grandes vanos también apuntados y moldurados. Se corona con un cuerpo de matacanes corridos y una hermosa cornisa con crestería.

Esta iglesia es rica en cuanto a retablos: tres de estilo rococó, el del altar mayor y dos laterales, y otros dos neoclásicos. Además se pueden apreciar en sus hornacillas tallas románicas en muy buen estado.

En cuanto a las ermitas encontramos cinco ejemplares bastante dispersos y en muy mal estado como es el caso de la ermita de San Pablo y San Bernabé cuyas primeras referencias se remontan a 1667. Tras muchas reconstrucciones nos encontramos con un edificio de planta rectangular y con una cubierta a dos aguas. Realizado en mampostería vista al igual que su espadaña con un vano para la campana. La puerta de acceso y las dos únicas ventanas adinteladas se encuentran en la fachada sur y todo el conjunto tiene un pavimento en terrazo.

La ermita de San Mamés es de estilo barroco y en su origen fue construida hacia el siglo XVII. Sujeta a distintos arreglos encontramos un edificio de planta rectangular con una cubierta a dos aguas. Excepto los esquinares que están en buena sillería, está construido en mampostería encalada al igual que la espadaña con un vano para la campana y que tiene una cruz de piedra como remate. Hay pequeños vanos rematados con arcos de medio punto y la puerta de acceso en la fachada principal es adintelada. Todo el pavimento está realizado con baldosas.

La ermita de San Cristóbal, en el barrio de Goierri y es un ejemplo del barroco del siglo XVII. Se trata de un edificio restaurado que presenta una planta rectangular con una cubierta a cuatro aguas. Sus muros están realizados en mampostería y presenta una sacristía en el lado de la Epístola con dos ventanas adinteladas, y una espadaña con vano para la campana, que se remata con una cruz de piedra y pináculos laterales terminados con acróteras.

En el mismo barrio y frente a la torre de Martiartu, encontramos la ermita de San Antonio de Padua de estilo barroco, uno de los ejemplos más ricos que encontramos en este municipio. Se construyó a partir de una iniciativa privada y presenta una planta rectangular con una cubierta a dos aguas en la nave y a tres aguas en el ábside. Se encuentra realizada en mampostería vista excepto en los esquineros que son de sillería. Presenta una espadaña con un solo vano para la campana que se remata con una cruz de hierro. Solo hay dos vanos muy estrechos y de las dos puertas adinteladas una está cegada. Por otra parte, el suelo se realiza con baldosas de tierra cocida.

Para algunos, La Magdalena es otra ermita, pero más bien debido a sus reducidas dimensiones hablamos de un humilladero. Éste presenta una planta rectangular con una cubierta a dos aguas y un falso techo, en muy malas condiciones, que se remata con una cruz de piedra. Está construido en mampostería lúcida excepto la fachada principal que es de sillería. La puerta de acceso se encuentra enmarcada en un enrejado de madera y todo el suelo está realizado en baldosas de tierra cocida. En su interior hay una imagen de María Magdalena y junto a ella otra muy pequeña que popularmente se la ha considerado como un hijo de la pecadora.

Arquitectura civil

Encontramos en este municipio diferentes torres como la Torre de Martiartu, edificio del siglo XIV, que ha sufrido más de una restauración por lo que los elementos primitivos quedan ocultos al exterior por la reconstrucción renacentista. Del medievo se conservan los muros de las dos primeras plantas, en sillarejo irregular, y las ventanas y saeteras han quedado cegadas excepto un vano conopial geminado con una bóveda rebajada.

La obra del XVI, recubrió lo que quedaba de la fachada gótica por un antemuro y el resto se hizo nuevo aunque el edificio refleja una homogénea imagen de solidez. La planta baja es prácticamente ciega mientras que en el segundo se abren más vanos. El tercer piso y el más residencial tiene sendas ventanas en arco adintelado.

La Torre de Asúa, en el barrio del mismo nombre, se trata de un edificio gótico de finales del siglo XV. Originalmente tubo dos plantas y camarote y todo está realizado en sillarejo con varios vanos, aunque hoy se encuentran muy modificados. Uno de estos vanos originales que está cegado es apuntado y tiene dovelaje radial. En la actualidad aparece alineada con dos viviendas modernas que se han adosado a sus muros.

En el barrio de Ugarte encontramos dos pequeñas torres, Goiko Torre de finales del siglo XV, la más antigua de las dos y de carácter claramente militar, que tiene un volumen cúbico con su planta rectangular y es un edificio de pequeñas dimensiones distribuido en dos plantas y camarote. Está realizada en mampuesto con piedra en los vanos, pero hay que destacar que la estructura carece de cimentación; y Beko Torre, de la primera mitad del siglo XVI, con forma paralelepipédica, también de reducidas dimensiones, aunque resulte más alta que la torre anterior. De planta rectangular y realizada en sillería, se distribuye en dos plantas y camarote, también sin cimentación.

Hasta finales del siglo XVIII no existe la Casa Consistorial y la construcción del actual Ayuntamiento no será hasta finales del siglo XIX. Se trata de un edificio simétrico con dos áreas diferenciadas: la administrativa y las escuelas. El conjunto tiene un aspecto sencillo y sólido predominando la sillería en su exterior. Los pisos quedan claramente definidos en fachada mediante impostas molduradas. Éstos pisos están comunicados entre si mediante escaleras al fondo. Su planta baja se abre en un amplio pórtico corrido como es normal en los ayuntamientos barrocos.

En cuanto a las viviendas tradicionales comentar la pobreza arquitectónica y la ausencia de algún motivo de interés, aunque podemos encontrar algún ejemplo como el Palacio Guresandi en el barrio de Asua. Se trata de un edificio de planta rectangular con un volumen cúbico realizado en mampostería y distribuido en dos plantas y camarote. La fachada principal tiene una puerta de acceso adintelada. La propiedad se encuentra rodeada de jardín y cercado con un muro con verja.

En el mismo barrio encontramos la Torre Biarte, construcción antigua muy modernizada en el revestimiento. Se trata de un edificio con una cubierta a dos aguas muy profunda, de hecho, por uno de los lados, el tejado se prolonga en degradados. Aún conserva su escudo de armas en una de las fachadas.

Cerca se encuentra el Palacio Txorietxe, un edificio que predomina en una huerta en desnivel. Es una construcción enfoscada y que presenta galerías, la del piso superior se encuentra bajo un piñón apuntado.

Algo más rico es Erandio en arquitectura rural. En el barrio de La Campa encontramos varias muestras como el Caserío Pipatunes, un edificio de planta profunda y con una cubierta a dos aguas, todo ello realizado en mampuesto enfoscado, que alterna con el entramado de madera que aparece en el segundo piso y en el camarote. Ha sufrido como casi todos, reparaciones posteriores, pero aún se puede observar el balcón de madera del segundo piso o los cortavientos laterales.

El Caserío Bidebitarte es bastante similar al anterior, con su planta profunda y cubierta a dos aguas, sin embargo aquí aparece a ambos lados y con ornamentación en madera, un porche lateral con un añadido posterior. Los dos pisos tienen vanos adintelados que se enmarcan en sillería y también una amplia balconada que aparece sobre la puerta de acceso.

El Caserío Arteaga, se diferencia de los anteriores en que tiene tres pisos y un amplio portalón adintelado sobre pie derecho. El edificio está realizado en mampuesto con una cubierta de cemento pero en el segundo y tercer piso aparecen varios entramados en madera. También se pueden apreciar los cortavientos laterales.

El Caserío Arestizarra está realizado en mampostería enfoscada con entramado de madera en el segundo piso. Los laterales del edificio sobresalen respecto al volumen central y presenta un doble acceso seguido de un portalón sobre el pie derecho. Como nota original destacar que conserva un horno en buen estado y al parecer, este edificio fue habilitado como cuartel durante las guerras carlistas.

El Caserío Etxebarrieta, tiene una planta rectangular y un volumen cúbico que se corona con una cubierta a cuatro aguas, todo ello realizado en mampostería enfoscada a excepción del entramado que hay de madera en el segundo piso. También destacar que los balcones de los laterales y los vanos están enmarcados por sillares al igual que en los esquineros. Como el anterior, consta de un doble acceso y un portalón adintelado sobre columna central.

En el barrio de Lauros encontramos el Caserío Boskotxe, y aunque tiene diferentes agregados, se trata de un edificio con planta rectangular y volumen cúbico en donde se alterna la madera y el ladrillo, posee además un porche sobre pie derecho.

La Casa Artetxe en el barrio Arriagas, es un edificio cúbico con una cubierta a cuatro aguas. Tiene una distribución de dos pisos más camarote en donde los vanos son adintelados. Aunque este edificio se encuentre en la actualidad muy modificado, aún conserva un escudo en madera muy curioso y de bella factura.

Uno de los elementos urbanos más llamativos y más populares del mobiliario urbano es el Kiosco. El que encontramos en el municipio de Erandio es de planta octogonal, en donde su base se perfora con diferentes óculos. Tanto la barandilla, como la escalera, están realizadas con hierro forjado al igual que las columnas que están unidas por celosías metálicas. Se corona el kiosco con un tejado con cúpula que tiene un pináculo. Además posee una visera ondulada que se apoya en lambrequines. Su interior está realizado en madera aunque podemos apreciar que al exterior el material utilizado es el zinc.

Las fuentes que encontramos en Erandio responden a modelos estándares y realizadas en hierro como es el caso de la fuente Arriagas en el barrio de Altzaga y la fuente Los Ladrones en Arriagabidea.

Bibliografía

  • Arregi Azpeitia, G.: Ermitas de Bizkaia. Vol. II, Bilbao, Diputación Foral de Bizkaia, 1987, 524 pp.
  • Barrio Loza, J. A.(dir.): Bizkaia: Arqueología, urbanismo y arquitectura histórica. Vol. III. Bilbao y su entorno. Las Encartaciones, Bilbao, Diputación Foral de Bizkaia, 1989.
  • Monografías de pueblos de Bizkaia. Erandio, Bilbao, Diputación Foral de Bizkaia, 1994, 298 pp.
  • Ibarra y Berge, J.: Catalogo de Monumentos de Vizcaya, Bilbao, Junta de Cultura Vasca, 1958, 2 v.
  • VV.AA.: Kioscos de Música de Bizkaia, Bilbao, Diputación Foral de Bizkaia, 1994, 72 pp.
  • VV.AA.: Fuentes públicas de Bizkaia, Bilbao, Diputación Foral de Bizkaia, 1990, 124 pp.
  • Manu CASTAÑO GARCÍA

    Manu Castaño García


    Images

    Our Sponsors