Auñamendi Eusko Entziklopedia
Bernardo Estornés Lasa Fondoa

Buscador

Hasiera > Enciclopedia Auñamendi > José de Arteche Aramburu

José de Arteche Aramburu


Escritor guipuzcoano. Nacido en Azpeitia el 12 de marzo de 1906, muere en San Sebastián el 23 de septiembre de 1971.

A los catorce años de edad hubo de abandonar el Bachillerato para ponerse a trabajar. Es, pues, un literato formado en la más pura autodidaxia vocacional. Hasta los veintiún años no vio publicado su primer artículo pero desde entonces puede decirse que no ha cesado de escribir. Arteche es un trabajador infatigable. A su veintena de obras publicadas (Una inquietud y cuatro preguntas, San Ignacio de Loyola, Elcano, Urdaneta, Mi Guipúzcoa, Legazpi, Caminando, Mi viaje diario, San Francisco Javier, Lope de Aguirre, Traidor, La paz de mi lámpara, Vida de Jesús, ¡Portar bien!, Saint-Cyran, Cuatro relatos, Camino y horizonte, Lavigerie, Siluetas y recuerdos, Rectificaciones y añadidos, Discusión en .Bidartea, Canto a Marichu, etc.), hay que añadir varios miles de artículos periodísticos. Se da la feliz circunstancia de que, siendo un escritor bilingüe, se produce en ambos idiomas, en euskera y en castellano, con idéntica facilidad de expedición. Cubre una columna habitual en el semanario vasco Zeruko Argia, casi desde su misma fundación, y sus trabajos euskéricos, escritos en un lenguaje muy popular y asequible, deliberadamente desprovisto de neologismos y galanuras puristas, han prendido con fuerza en el lector euskaldun, hasta el punto de gozar hoy de gran predicamento y audiencia.

En cuanto a sus colaboraciones periodísticas en idioma castellano, cabría decir que, por su probidad, su rectitud y su alteza de miras, vienen a constituir una especie de brújula orientadora para sus innumerables lectores. Al margen de su vasta obra periodística conviene resaltar que todos los libros de José de Arteche han versado sobre temas o personajes de Vasconia, lo que es índice del profundo amor que siente este autor por el país. Dentro de este amplio campo vasco, Arteche ha tocado diferentes géneros literarios, destacando como biógrafo de muchos de nuestros héroes más sobresalientes, como Loyola, San Francisco Javier, Elcano, Lope de Aguirre, Urdaneta, Legazpi, Lavigerie, etc. Su pluma ha fungido también, a veces, de pincel lírico y entrañable, tanto para captar los encantos acendrados y poéticos de muchos rincones escondidos de su Gipuzkoa natal, como para plasmar algunos retratos de tipos humildes y populares que él llegó a conocer.

En ambos casos, Arteche nos ha sabido dar la versión fundamentalmente pictórica -sabido es que él quiso ser pintor antes de dedicarse de lleno a la literatura, y que esta nostalgia de su primera ilusión frustrada le ha acompañado siempre-, con trazos certeros, penetrantes, y de factura, si vale la licencia, algún tanto impresionista. Hay otra faceta en Arteche muy importante: la de ensayista. Sin ir más lejos, su estudio sobre Saint-Cyran y el jansenismo vasco -una de sus producciones más logradas y felices, con ediciones reiteradamente agotadas- constituyeun admirable sondeo psicológico de nuestro enigmático carácter. Y ensayos igualmente agudos, profundos y especulativos lo son también muchas de sus colaboraciones de prensa.

Creyente sin grietas problemáticas o dubitativas y dotado de una sólida formación humanística, Arteche, desde su espléndida y serena madurez creativa gusta de aleccionar y orientar a lasgeneraciones jóvenes del país, con sus frecuentes intervenciones en charlas, coloquios y conferencias. En septiembre de 1967 le fue otorgado el Premio República Argentina, con que el gobierno de aquel país recompensaba su vasta obra en pro del conocimiento, aproximación y enaltecimiento, entre nosotros, de la gran nación austral. Algunos de los libros de Arteche han sido traducidos al francés, portugués, inglés y neerlandés. Para terminar, diremos que en el momento de-redactarse esta ficha biográfica, el escritor acaba de publicar (1970) el original de su obra El abrazo de los muertos, que es, en realidad, su propio diario de la guerra civil de 1936-1939 y que, para José de Arteche, es el más importante de todos sus libros.

Miguel Pelay Orozco


Lotutako berriak


Irudiak:

Gure Laguntzaileak