Auñamendi Eusko Entziklopedia
Bernardo Estornés Lasa Fondoa

Buscador

Hasiera > Enciclopedia Auñamendi > Fernando María Ybarra de La Revilla

Fernando María Ybarra de La Revilla


tresnak

Marqués de Arriluce de Ybarra. Personalidad vizcaina, industrial y político nacido en Santander el 30 de junio de 1875. Dr. en Derecho y Filosofía por Deusto y Zaragoza. Hijo de "auxiliar" (defensor de la villa durante el sitio carlista), se inició en la política como fuerista independiente. En un momento de áspera controversia religiosa, en 1907 fue elegido, como candidato independiente, diputado en Cortes por el distrito de Bilbao declarando que subordinaba sus deberes políticos a los religiosos. Lo había apoyado una plataforma católica multipartidista -algunos nacionalistas, carlistas, católicos independientes- inspirada por el obispo de Vitoria. En Cortes le tocó debatir sobre el proyecto de Ley de la Administración local de Maura, que pudo haber reestablecido la base municipalista de las Diputaciones forales, pero que encalló en el Senado, en 1909, tras la dimisión de Maura por los sucesos de Barcelona. Ese 1909 fundó -y presidió hasta 1916- el Partido Conservador de Bilbao en su versión maurista, por el que fue reelegido en 1910 diputado. Se mantenía al margen de "la Piña" y se separaba así de la política de unión de los católicos perseguida por José Mª de Urquijo desde "La Gaceta del Norte". El mismo año 1910 los Ybarra crean las Juventudes Conservadoras de Vizcaya (luego Juventud Maurista) y los periódicos "Luz y Taquígrafos" y "El Pueblo Vasco", voceros del nuevo partido, frente al que se posicionó el también dinástico Partido Liberal. Durante la polémica intercatólica -defender o no a la dinastía que se valía de gabinetes liberales- y en plena campaña electoral de Diputación provincial de 1911, pronunció un discurso en Algorta en el que se defendió de las acusaciones que se vertieron sobre él de haber olvidado su "independencia" y su fuerismo arguyendo su contacto directo con las autoridades eclesiásticas y su postura intransigente en relación con el proyecto de Ley de régimen local, sobre lo cual recordó la publicación incluso de un folleto en "La Gaceta del Norte". Se manifestó enemigo sólo de republicanos y socialistas y partidario, entre otros temas, de concordar con Roma y defender el Concierto económico. En 1912 y en corroboración de la política prodinástica que encabezaba, el Papa Pío X le nombró caballero de la Gran Cruz de San Gregorio Magno, con gran contrariedad de integristas y nacionalistas vascos. Había obtenido (1911) en un viaje a Roma, junto con su hermano Gabriel, unas "Normas pontificias" que avalaron su temporización con el liberalismo. Tampoco debió de ser del agrado de los carlistas su asistencia y la de sus correligionarios al cementerio de Mallona para conmemorar el 2 de mayo. Al año siguiente, al renovarse el Comité directivo del P. Conservador, ocupó nuevamente su jefatura. En 1914, al estallar la Gran Guerra, siendo miembro destacado del Banco de Vizcaya, puso, junto con otros encumbrados empresarios vizcainos, su fortuna personal como garantía de todas las operaciones del Banco de España. Entre 1914 y 1916 siguió siendo Diputado maurista en Cortes, Presidente del Real Sporting Club de Bilbao, creado en una casa de Zorroza propiedad de los hermanos Ybarra de la Revilla, y miembro fundamental de la Liga Vizcaina de Productores. Se le ve, asimismo, en la Junta de Patronos de la naciente Universidad Comercial de Deusto, y en el banquete ofrecido a Cambo en el Club Marítimo del Abra. En 1918 Alfonso XIII le otorga el título de marqués. Sin embargo, en las elecciones generales de ese año fue derrotado por el candidato nacionalista por Baracaldo, Alejandro Zaballa, y en las siguientes (1919), como Liga Monárquica, por el también nacionalista Domingo Epalza aunque consiguió ser encasillado para el acta del distrito de Villarcayo (Burgos) y seguir en las Cortes de las que llegó a ser Vicepresidente (1920). En 1925 formó parte de la comisión destinada a solucionar la crisis del Crédito de la Unión Minera. Hombre afincado desde joven en el mundo empresarial, fue consejero fundador del Banco de Vizcaya, de Babcock-Wilcox, presidente de Hidroeléctrica Ibérica, de General Eléctrica Española, de Hullera Vasco-leonesa, de Geathom, consejero de Altos Hornos, Minas del Rif, etc. Dentro de la política tradicional de su familia, también creó escuelas, asilos, salas-cuna y hospitales. Murió trágicamente el 25 de setiembre de 1936, junto con otros cuatro Ybarra, en el barco prisión "Cabo-Quilates" surto en la ría de Bilbao bajo control republicano.

Idoia ESTORNÉS ZUBIZARRETA


Idoia Estornés Zubizarreta


Irudiak:

Gure Laguntzaileak