Auñamendi Eusko Entziklopedia
Bernardo Estornés Lasa Fondoa

Buscador

Hasiera > Enciclopedia Auñamendi > Teodoro Olarte Aizpuru

Teodoro Olarte Aizpuru


tresnak

Personalidad alavesa. Industrial republicano. Fue elegido concejal por Vitoria en las elecciones de 1931 que abrieron las puertas a la II República. Miembro del Partido Republicano Autónomo, fue elegido presidente de la Comisión Gestora de la Diputación de Alava de 1931 a 1933 y de febrero a julio de 1936. En marzo de 1932 sustituyó a Martínez de Aragón en la Comisión de Estatuto compuesta por miembros de las Gestoras y de los Alcaldes, según acuerdo del 15 de diciembre de 1931. Presidió la Asamblea de Municipios Vascos, celebrada en Vitoria el 6 de agosto de 1933. Formó parte de la Comisión pro Estatuto, constituida según lo acordado en dicha reunión de Vitoria.

En 1934 cesó en su cargo, si bien, y como consta en los libros de actas de la Diputación, había dejado de asistir a las reuniones desde setiembre del 1933, a pesar de haber sido confirmado en su puesto en octubre de ese año. Con el advenimiento del Frente Popular en febrero de 1936, se creó de nuevo una Gestora de la Diputación y Olarte ocupó la presidencia de ésta. El 18 de julio fue detenido y llevado a la cárcel de Vitoria. Un amigo, el Sr. Santa Olalla, intercedió por él y gracias a su aval salió de la prisión para quedar en arresto domiciliario. No duró mucho este arresto; el 17 de setiembre fue detenido en su casa, trasladado al Gobierno Civil y de allí de nuevo a la cárcel. Su hijo Juan fue también arrestado en esta ocasión.

En la madrugada del 18 de setiembre de 1936 fue sacado de la cárcel, conducido a las proximidades del Bayas, cerca de Miranda de Ebro, y fusilado junto a un empleado del Banco de Vitoria, apellidado Luna, un músico del que se desconoce el nombre, y otra persona más. La familia presentó una denuncia ante el juzgado de Vitoria por su desaparición, contestando éste que el citado había fallecido de muerte violenta y no hubo más investigaciones sobre su fallecimiento. Ni siquiera sirvió de nada la mediación del obispo Múgica para celebrar sus funerales religiosos ya que estos fueron prohibidos por el Gobernador.


Ainhoa Arozamena Ayala


Lotutako berriak


Irudiak:

Gure Laguntzaileak